Resumen 2011

Un repaso por los post publicados en el año.

- Con la cabeza en otra parte: la selección de handball de Túnez debuta en el Mundial de Suecia al mismo tiempo que renunciaba el presidente tunecino en medio de un clima social muy tenso.

- Perdido en Egipto: el tenista Mlandeli Ndlela vivió una odisea cuando intentó jugar un torneo en Egipto al mismo tiempo que el país ingresaba en ebullición.

- Haití bajo cero: Jean Pierre Roy se convirtió en el primer esquiador haitiano que participó en el Mundial de ski.

- La leyenda olvidada: la trágica historia de Eduard Streltsov. Pasó de ser el máximo ídolo del fútbol soviético y potencial figura del Mundial Suecia 1958 a ser un detenido en Siberia acusado de un crimen cuya investigación aún deja demasiadas dudas.

- El mito del Giants Stadium: uno de los estadios más famosos de Estados Unidos y la leyenda urbana del cadáver del gremialista Jimmy Hoffa.

-  Un pionero llamado Wally Yonamine: primer jugador de beisbol estadounidense que jugó en la liga japonesa tras la Segunda Guerra Mundial y que ayudó a recomponer las relaciones entre ambos países.

- Showtime en la URSS: en 1988 Atlanta Hawks realizó una caótica gira por la Unión Soviética que significó la única visita de una franquicia de la NBA a suelo comunista.

- Rebel Tour: jugar en el Apartheid: entre 1982 y 1990 se organizaron una serie de partidos de cricket con combinados de fantasía conformados a fuerza de dinero que burlaron la prohibición que pesaba sobre Sudáfrica a causa del Apartheid.

- Revolución cultural: gracias a los buenos resultados la selección femenina de fútbol de Corea del Norte se ganó el cariño del recientemente fallecido líder Kim Jonh Il y produjo un cambio en el rol de la mujer en la sociedad norcoreana.

- La Generación del 80: la selección argentina de básquet que en el Preolímpico de Puerto Rico 1980 logró una histórica clasificación a los Juegos Olímpicos de Moscú, a los cuales no pudo asistir por cuestiones políticas.

- Maravillas del béisbol: en la temporada 1945 Peter Gray y Bert Shepard fueron los únicos jugadores amputados que participaron en la Major League Baseball (MLB) de Estados Unidos.

- Rocky de carne y hueso: Chuck Wepner, oscuro boxeador que tiró a la lona a Mohamed Ali y que sirvió de inspiración para la creación de la saga de Rocky.

- Campeón incómodo: en medio de tensiones políticas Sudáfrica se transformó en el único país que ganó la Copa Davis por no presentación del rival en la final.

- Cricket social: en un barrio marginal de Los Angeles con problemas de violencia, Compton Cricket Club aparece como una peculiar alternativa y como herramienta de reinserción para exconvictos. Además, el caso argentino en una villa de Barracas.

Bonus track: algunos post de años anteriores.

- Mo Johnston y la muerte del sectarismo: por cuestiones religiosas la trasferencia del jugador escoses de moda produjo un quiebre en la centenaria historia de Rangers FC.

- Superando obstáculos: Dalma Malhas, la primera mujer que representará a Arabia Saudita en los Juegos Olímpicos.

- Dick, Kerr’s Ladies FC: Un equipo pionero: durante la Primera Guerra Mundial este equipo femenino surgido de una fábrica produjo una revolución en Inglaterra.

- La historia jamás contada de los Blackbirds: un equipo de básquet universitario desechó la posibilidad de ir a los Juegos Olímpicos de Berlín 1936 en oposición al régimen nazi.

- Ese caos llamado ABA: desorganizada liga que en la década del 70 marcó una época y sirvió de influencia a la actual NBA.

Revolución cultural

La letra de una canción popular describe como tiene que ser la mujer en Corea del Norte: “la mujer debe ser una flor, la mujer debe ser bella, la mujer debe tener cabello largo, la mujer no debe llevar pantalones”. Pese a estos rígidos mandamientos, a fuerza de triunfos la selección femenina de fútbol pudo romper la barrera social al punto de ganarse el cariño de Kim Jong Il, uno de los mandatarios más enigmáticos del mundo.

“Nuestro jefe de Estado ama a nuestra selección femenina. Considera a las jugadoras sus propias hijas y le regala todo su amor”, contó el entrenador Kim Kwang-min. El aprecio de quien heredó el poder tras la muerte de su padre en 1993 en gran parte se debe a que el equipo protagonizó varios los de éxitos más importantes del deporte norcoreano en los últimos años.

Junto con China y Japón, campeón del mundo, Corea del Norte es una de las potencias en el contexto asiático. Desde su primera participación en el torneo continental en 1991 nunca quedó eliminado antes de semifinales y la peor ubicación fue un cuarto puesto. La otra ausencia en el podio data de 1995, ocasión en la que no participó. Fue campeón en 2001, 2003 y 2008. Además, ha tenido grandes desempeños a nivel juvenil. Los títulos mundiales sub 20 en Rusia 2006 y sub 17 en Nueva Zelanda 2008 son los puntos más altos.

Gracias a estas actuaciones, las jugadoras han logrado un status de estrellas y reciben por parte del gobierno beneficios a los que de otra manera les hubiera sido muy complicado acceder.

Las Chollimas no siempre pueden transitar el camino del éxito y a veces sufren algún revés, tal como sucedió en el pasado Mundial de Alemania 2011. A raíz de los resultados recientes, había buenas perspectivas en su actuación, las cuales no se materializaron porque quedaron eliminadas en la primera ronda.

Corea del Norte antes del debut en Alemania 2011. (AP)

Corea del Norte perdió 2-0 con Estados Unidos en el debut. Tras la caída Kwang dio una explicación increíble sobre la razones de la derrota: “durante un amistoso jugado el 8 de julio en Pyonyang varias jugadoras fueron alcanzadas por un rayo. La arquera y cuatro defensoras fueron las más afectadas. También algunas mediocampistas. Más de 5 tuvieron que ir al hospital. Hubo inesperados cambios físicos”.

Con o sin influencia de factores externos, lo cierto es que en la segunda presentación las norcoreanas sufrieron un nuevo traspié ante Suecia (1-0) y se despidieron con un 0-0 frente a Colombia. Terminado el Mundial, volvieron a ser noticia porque 5 integrantes del plantel dieron positivo en el control antidóping, lo que alimenta aún más las sospechas que rodean a la preparación de los atletas en aquel país.

Las actuaciones de la selección influyeron para que el fútbol femenino se haya convertido en un fenómeno de masas y saliera del ostracismo y descredito en el que vivió hasta el comienzo del Siglo XXI.

Según los datos que publica el sitio oficial de la FIFA, de los 24 millones de habitantes que hay en el país, 500.000 son mujeres que en distintos niveles juegan al fútbol. La parte más fuerte de la formación de las jugadoras comienza en sexto grado de la primaria. Las que se destacan son sometidas a un entrenamiento más exigente y de allí las mejores se incorporan a clubes en donde sólo se les enseña sobre fútbol.

Toda la atención que recibe el fútbol femenino en Corea del Norte la experimentó Middlesbrough  Ladies. Este modesto e ignoto equipo amateur de la tercera división inglesa el año pasado jugó dos amistosos en el marco de las celebraciones por los 10 años de relaciones bilaterales entre Gran Bretaña y Corea del Norte. “Nos sentimos famosas. Los partidos fueron los más duros que hemos jugado”, relató la goleadora Nicola Duchling. La primera presentación atrajo a casi 6000 personas y se estima que alrededor de 23 mil espectadores siguieron los encuentros por televisión.

Las jugadoras de Middlesbrough Ladies estrellas en Corea del Norte. (AP)

Middlesbrough es un lugar al que se recuerda con cariño en Corea del Norte. En aquella ciudad del noreste de Inglaterra una desconocida selección norcoreana fue protagonista del Mundial de 1966 al llegar a cuartos de final tras eliminar a la poderosa Italia.

En una sociedad meramente patriarcal,  la selección femenina de fútbol ha logrado una revolución cultural en Corea del Norte.

Actualización: Por los casos de dóping en el Mundial como sanción la FIFA le prohibió a Corea del Norte participar en la Copa del Mundo de 2015: North Korea out of Women’s Cup for Deer Gland Doping.

Corea del Norte se niega a seguir jugando en protesta por un penal mal cobrado

Jugadoras norcoreanas agreden al árbitro. Fueron suspendidas de por vida por el gobierno

Fuentes/Links relacionados

Three more North Koreans fail doping tests at World Cup (Reuters)

“Cambios físicos inesperados”: El extraño debut de Corea del Norte (DPA)

The North Korea Women – Andry for a Reason (New Tork Times)

Perfil Corea del Norte (fifa.com)

The Secret of the North Korean Women’s Soccer Team (dailynk.com)

Mundial Femenino: Corea del Norte debe ganar y complacer al líder King Jung-il (DPA)

Corea del Norte invita a la selección femenina de EE.UU (DPA)

El mito urbano del Giants Stadium

Desde su nacimiento en 1976 hasta la demolición en 2010, el Giants Stadium fue uno de los estadios más importantes en la Costa Este de Estados Unidos. El recinto, situado en East Rutherford, New Jersey, a pocos kilómetros de Times Square, fue utilizado por New York Giants y New York Jets cuando tenían que jugar de local por la NFL. También Cosmos de Pelé y compañía pisó ese césped. Fue usado por New York Red Bull de la MLS y acogió 5 partidos del Mundial de fútbol de 1994, entre otros tantos eventos deportivos y musicales.

Mientras esa cancha existió en torno suyo se tejió un mito urbano que quedó marcado a fuego en el imaginario popular de los estadounidenses. Cuenta la leyenda que en el campo de juego habían enterrado un bloque de cemento que contenía el cadáver de Jimmy Hoffa, protagonista de uno de los misterios jamás resueltos por el FBI.

Como presidente del gremio de los camioneros (Teamster) Hoffa era uno de los líderes sindicales con más peso e influencia en Estados Unidos, a tal punto que con hacer un llamado era capaz de parar todo el país. A los 16 dejó el colegio y a los 18 encabezó la primera huelga. A partir de ahí no se detuvo hasta llegar a conducir la Hermandad Internacional de los Camioneros entre fines de los 50 y principios de los 60.

Quien perdió a su padre a los 7 años se ganó el rechazó de John F. Kennedy, que ordenó investigar su patrimonio. El presidente estadounidense creía que el dinero provenía de los fondos sindicales, hecho que no se pudo demostrar ante la Justicia. Igualmente Hoffa, que siempre tuvo una estrecha relación con el crimen organizado, fue preso, pero por un intento de soborno. En 1967 lo sentenciaron a 15 años de prisión.

Jimmy Hoffa en la tapa de la revista Life. (life.com)

Tras 4 años en la cárcel, Richard Nixon le conmutó la pena, aunque con una condición: no podía volver a la actividad gremial durante la próxima década. El nacido en Indiana el 14 de febrero de 1913 cumplió con la palabra, pero mientras tanto iba armando el camino para recuperar el control del Teamster.

En eso estaba cuando el 30 de julio de 1975 se dirigió al restaurant Red Fox en las afueras de Detroit. Hoffa iba a reunirse con Anthony Tony Jack Giacolone, capo mafioso de la ciudad, y Anthony Tony Pro Provenzano, líder sindical de New Jersey, para planificar la vuelta. Hoffa, que no soportaba la impuntualidad, estaba tenso porque ya era el horario convenido y el encuentro no había comenzado. Muy nervioso llamó a su esposa para avisarle que iba a llegar tarde. Ese fue el último dato concreto que se tuvo sobre su paradero.

Días después en la comisaría local se presentó un camionero para denunciar un choque con un Mercury. En la declaración afirmó que en la parte trasera del auto vio a Hoffa con otra persona, la que parecía tener una escopeta. La policía comenzó a seguir una pista que la llevó hasta Joe Giacolone, hijo de Tony Jack y dueño del Mercury. Este dijo que le había prestado el auto a un tal Charles Chuckie O’Brian, que a su vez se defendió aduciendo que ese día no estuvo con Hoffa y que se encontraba en el gimnasio con Tony Jack.

Al margen de las coartadas, los perros de la policía detectaron en el Mercuy el olor de Hoffa. Recién en 2001 el FBI realizó un estudio de ADN con un pelo encontrado en el vehículo. El resultado indicó que pertenecía al poderoso líder de los camioneros.

La inconclusa investigación del FBI refleja que Hoffa habría sido secuestrado por sicarios enviados por mafiosos y ex socios que colocaron en la presidencia del Teamasters a un títere como Frank Fitzsimmons. Por falta de pruebas contundentes jamás hubo acusados y en 1982 se declaró muerto al gremialista. El caso se cerró definitivamente en 2006 luego de una excavación en una granja de Michigan que no condujo a nada.

Paralelamente durante todo ese tiempo en la calle surgían todo tipo de leyendas, algunas de ellas bastantes absurdas. Por ejemplo, se llegó a comentar que el cadáver de Hoffa estaba en un bloque de cemento que depositaron en un compartimiento secreto del telescopio Hubble. También se rumoreaba que fue tirado en un basurero en Florida que pertenecía a la mafia, aunque popularmente la más aceptada fue que lo ocultaron en el Giants Stadium.

Aquellos rumores fueron fogoneados por el mafioso Donald Tony el Griego Frankos cuando en 1989 le dio una entrevista a la revista Playboy en la cual dio su versión de los hechos. Explicó que el cuerpo de Hoffa fue descuartizado en Detroit, que meses más tarde lo trasladaron a New Jersey y allí lo enterraron en un Giants Stadium en plena construcción. Según Frankos lo habían ubicado en la llamada sección 107, que en los partidos de la NFL era cercana a la zona del touchdown. El FBI le dio una relevancia relativa a estas declaraciones por considerar que provenían de una fuente que no era de fiar.

El Giants Stadium durante su construcción. (giants.com)

“Tiene un significado especial el saber esto cuando uno patea la pelota hacia el rincón donde está el ataúd”, contó alguna vez con ironía Sean Landeta, jugador de New York Giants entre 1985 y 1993.

Durante la construcción del Giants Stadium era habitual que por la mañana los contratistas tuvieran que llamar al fiscal de distrito para que retiraran a un muerto. La situación se volvió tan rutinaria que ya no se le daba demasiada trascendencia al hecho porque se estaba retrasando la obra.

Con la desaparición del Giants Stadium el mito no murió, sino que mutó. Ahora se dice que el cuerpo está enterrado en el estacionamiento del moderno New Meadowlands Stadium, que se encuentra en el lugar en donde estaba el viejo estadio.

La figura de Hoffa quedó impregnada en la cultura popular. En series como Los Sopranos, Dexter, CSI: New York, Bones, Mad Men, Fringe, entre otras, se han hecho referencias, a veces indirectas, a este misterio. También en dibujos animados como Pinky y Cerebro o Los Simpson es mencionado. Inclusive el programa de Discovery Channel MythBusters (Cazadores de Mitos), buscó el cadáver en el Giants Stadium y llegó a la conclusión que la leyenda no es cierta, lo cual no fue suficiente para dar por tierra con la creencia popular.

Links/Fuentes relacionados

‘New lead’ in Hoffa disappearance (BBC)

With stadium about to fall, is now the time to dig into Hoffa legend? (CNN)

FBI Calls Off Its Latest Search for Hoffa (New York Times)

Hoffa, el modelo que marca al líder sindical (La Nación)

Sitio oficial de New York Giants

La leyenda olvidada

Al día siguiente de un nuevo aniversario de la muerte del difunto, Marina Lebedeva se acercó sigilosamente a la tumba, dejó un ramo de flores y mientras pronunciaba unas palabras en ruso se secaba las lágrimas de las mejillas. Aunque algo tardío, quizás esta haya sido la manera que la mujer encontró para redimirse de la misteriosa denuncia por violación que frustró la carrera de Eduard Streltsov y produjo un quiebre en la historia del fútbol soviético.

Suecia 1958 parecía ser la gran cita que iba a consagrar a Streltsov. A los 21 años había demostrado en Torpedo, uno de los clubes más pequeños de Moscú, que tenía un talento que lo proyectaba a conseguir cosas importantes. Era rápido, habilidoso para manejar la pelota y frente al arco rival no perdonaba. El mundo se enteró de su existencia en los Juegos Olímpicos de Melbourne 1956, torneo que ganó la URSS, pese a que el delantero estrella vio desde afuera la final con Yugoslavia.

En la semifinal ante Bulgaria la Unión Soviética consiguió una victoria épica por 1-0. Sufrió dos bajas por lesión y como todavía no se permitían los cambios terminó con 9. El atacante del Torpedo Valentin Ivanov fue uno de los lesionados y quedó marginado para la definición. Como el entrenador Gavriil Kachalin prefería colocar una dupla ofensiva compuesta por compañeros del mismo equipo sacó de los titulares a Streltsov.

De izquierda a derecha: Streltsov, Yashin y Netto, figuras de la URSS campeona olímpica.

Por reglamento los suplentes no recibían las medallas, por eso Nikita Simonyan, actual vicepresidente de la Unión Rusa de Fútbol y reemplazante de la figura soviética, quiso regalarle la suya a Streltsov, que había estado en todos los partidos previos, pero este no la aceptó: “No te preocupes Nikita, ganaré muchos más trofeos en el futuro”, contestó sin saber que el destino, si es que esta escrito, le tenía preparado otra cosa.

Para esa altura Streltsov, que también sobresalía por un carácter extrovertido, había traspasado los límites de la Unión Soviética y era considerado uno de los mejores jugadores de Europa. En la primera edición del Balón de Oro, ganado por Stanley Matthews, terminó en el puesto 13 de la votación. En 1957 finalizó séptimo.

Hasta este punto la historia transita por un mismo camino, pero a partir de ahora se mete en terrenos pocos claros y surgen situaciones que generan muchas incógnitas sobre por qué Streltsov no llegó a ser lo que prometía.

Además de tener una vida trágica (se suicidó en 1974), Yekaterina Furtseva cumplió un papel protagónico en la URSS. A los 20 años se afilió al Partido Comunista y desde allí escaló posiciones hasta ganarse el aprecio de los altos mandos. Integró el Politburó como Ministro de Cultura, convirtiéndose en la mujer más poderosa del país porque fue la única en acceder a un cargo político tan relevante.

Como miembro del gobierno Furtseva participó en el agasajo que se organizó en el Kremlin para los campeones olímpicos en Melbourne. En esta reunión la dirigente le presentó a Streltsov a su hija Svetlana con la intención de casarlos. El futbolista rechazó la propuesta: adujó que estaba comprometido, lo cual era cierto. Con la celebración bien avanzada, Streltsov, con varios vodkas demás, fue demasiado lejos: en público insultó a la hija de Furtseva. Entre otros epítetos gritó: “jamás me casaría con esa cara de mono”.

Paralelamente el ascendente astro se encontraba en una puja con los dos grandes clubes de la capital: CSKA Moscú, vinculado al Ejército Rojo, y Dinamo Moscú, la pata deportiva de la KGB. Streltsov prefirió seguirle siendo fiel al humilde Torpedo, que lo descubrió cuando jugaba en el equipo de una fábrica textil, y le dio la espalda a las poderosas instituciones.

La vida de Streltsov cambió abruptamente meses antes del mundial de 1958. Durante una jornada de descanso en la preparación, el plantel de la URSS fue invitado a una dacha (casa de campo) para participar en la recepción de un militar que había vuelto del extranjero. En esta celebración Streltsov conoció a Marina Lebedeva. A la mañana siguiente la joven de 20 años lo denunció por violación e inmediatamente fue detenido.

Al momento de la declaración un agente de la KGB le prometió que si se reconocía culpable le iban a permitir jugar el mundial. Presionado por la situación Streltsov, que le había enviado una carta a su madre diciendo que era inocente, aceptó la culpabilidad y firmó la declaración, pero la otra parte no cumplió la palabra. Fue juzgado y condenado a 12 años de trabajos forzados en el Gulag (campo de concentración soviético) de Siberia.

Cuando se supo del arresto los primeros en reaccionar fueron los trabajadores de la ZIP, empresa automotriz a la que pertenecía Torpedo. Organizaron una manifestación en la que participaron alrededor de 100.000 personas. Sostenían que esto era una venganza contra Streltsov. Esta vez, como tantas otras, la voz del proletariado no fue escuchada.

Las autoridades sentían cierta incomodidad por las actitudes de Streltsov, que no coincidían con el ideal del ciudadano soviético. Su archivo afirma: “de acuerdo con una fuente verificada, les dijo a sus amigos en 1957 que siempre siente pena tener que retornar a la URSS después de un viaje al exterior”. En tanto, en un memo interno del Departamento de Fútbol se lo critica por el mal momento que eligió para contraer matrimonio: “encontramos que se había casado antes de un importante amistoso ante Rumanía. Esto demuestra la pobre educación al trabajo que hay en Torpedo”.

Eduard Streltsov

Con estas pruebas se puede deducir que a Streltsov le tendieron una trampa. Aunque también hay evidencias que llevan a una lectura diferente. Jonathan Wilson, periodista de The Guardian, entrevistó a Simonyan y este le mostró unas fotos. En una de ellas aparece Lebedeva acostada en lo que parece ser la cama de un hospital y con moretones en los ojos. En otra se ve al jugador durante el juicio con la cara rasguñada.

“Es una historia oscura. Es difícil decir quién la violó. Imagino que la chica a la noche fue a los suburbios, entonces unos chicos la esperaron y así fue como pasó, pero no me parece que haya sido un montaje. Quizás fue el dueño de la dacha”, dudó Simonyan.

“Cuando intente ayudar a Streltsov la policía me dijo que Khrushchev (NdR: presidente de la URSS) estaba siendo informado. Entonces fui la sede del Partido Comunista para pedir que suspendieran el caso hasta el final del Mundial. Me dijeron que no podían hacer nada porque estaba siendo manejado por las altas esferas. Entendí que era el final. Escuche que Furtseva lo había hecho para Streltsov, pero no sé exactamente qué fue lo que pasó”, le contó Kachakin, entrenador de la selección que jugó en Suecia, al historiador Axel Vartanyan.

Previo al mundial se comentaba que había dos selecciones debilitadas: Inglaterra, por el accidente aéreo de Múnich, y la URSS, por la ausencia de Streltsov. La ilusión de los soviéticos se acabó en los cuartos de final, instancia en la que cayeron 2-0 con Suecia, luego subcampeón y al que tiempo antes habían vapuleado 6-0 en un amistoso. Aquella goleada fue el debut de Streltsov, que marcó 3 goles, en la selección mayor.

Mientras tanto el protagonista de esta historia se encontraba aislado en Siberia desperdiciando los mejores años como futbolista. Sobre lo que sucedió en el Gulag no hay demasiada información porque Streltsov, temeroso a recibir represarías, evitó referirse al tema, incluso con familiares o amigos. Lo que se cree es que los primeros tiempos fueron difíciles y pasó 4 meses en el hospital de la prisión por un golpe con una barra de hierro. Una vez recuperado era utilizado por los guardias para partidos informales que servían para calmar los ánimos de los reclusos.

Al cumplirse 7 años a Streltsov le conmutaron la pena. Para esa altura los tiempos de idolatría se habían acabado y era visto como un criminal. Torpedo fue el único lugar en donde todavía era admirado y respetado. Los hinchas no olvidaron la prueba de fidelidad que significó rechazar la posibilidad de ir a CSKA Moscú o a Dinamo Moscú.

Todo ese cariño lo devolvió en la cancha. Con él como figura el conjunto moscovita fue campeón de las ligas de 1965 y 1968, siendo Streltsov premiado como el mejor futbolista en las temporadas 1967 y 1968. Físicamente ya no era el mismo, aunque el talento seguía intacto. Todavía hoy Torpedo le rinde homenaje permanente: la cancha lleva su nombre y también hay una estatua que lo recuerda.

Con la idea de recuperar la imagen del que muchos historiadores consideran que pudo haber sido mejor que Pelé, en 2001 se creó el Comité Streltsov. Este grupo presidido por Anatoly Karpov, campeón del mundo de ajedrez en los períodos 1975-1985 y 1993-1999, tiene como meta principal lograr que legalmente Streltsov quede exonerado del delito de violación.

La figura de Streltsov, que nunca pudo mostrarse en los grandes escenarios del fútbol, quedó olvidada en el tiempo y pocos lo recuerdan. Murió en 1990 a causa de un cáncer de garganta. En el lecho de muerte una de las últimas cosas que llegó a decir fue “soy inocente”.

Fuentes/Links Relacionados

El fútbol y la guerra fría. Eduard Streltsov: el Pelé ruso (Notas de fútbol)

Was Streltsov really the martyr Russian football demands? (The Guardian)

La triste historia del Pelé ruso (Don Balón)

Loyal fans fight to clear name of Russia’s Pele (The Guardian)

Mo Johnston y la muerte del sectarismo

El duelo entre Rangers FC y Celtic Glasgow FC es la columna vertebral que sostiene la estructura del fútbol escoses y los protagonista del llamado Old Firm monopolizan los torneos locales. No hay más que observar el listado de campeones de la liga, de la Copa de Escocia o de la Copa de la Liga y se verá que sus nombres se repiten hasta el cansancio y cada tanto aparece algún intruso. Además de convivir en una misma ciudad, ostentan una rivalidad que lleva casi 120 años de vida, la cual no es estrictamente deportiva.

Durante varios siglos Glasgow ha sido, con más o menos vehemencia, el epicentro en la disputa entre protestantes, por lo general afines al unionismo, y católicos, vinculados con los republicanos y mayormente descendientes de inmigrantes irlandeses. En las canchas fue el lugar en donde más se plasmó este choque religioso e ideológico. Por esta razón el fútbol fue uno de los tópicos más mencionados en una investigación sobre el sectarismo realizada por el Glasgow City Council. Varios de los ciudadanos encuestados coincidieron que esa animadversión es una complicación extra en medio de la situación social y reconocen que esto beneficia a los clubes desde lo financiero.

La historia de Celtic FC comenzó por necesidad. El padre marista Wilfred Kerins creó la institución en 1888 con la idea de juntar fondos para un comedor infantil y más tarde se convirtió en un reducto para que los jóvenes se mantuvieran alejados de los evangelizadores protestantes.

Rangers FC, por su parte, se fundó en 1873 por un grupo de remeros adolescentes y el nombre surgió por la recomendación de uno de ellos que lo observó en un anuario del rugby inglés. El equipo en un principio se ganó el favoritismo de los trabajadores portuarios y a medida que fue creciendo se transformó en el sitio de reunión por excelencia para los protestantes.

A su manera ambos eran lugares sectarios. Celtic FC se caracterizaba por ser un poco más abierto y permitía jugadores o empleados que profesaran el protestantismo. Rangers FC, en cambio, estableció una política tácita, la cual recrudeció tras la Segunda Guerra, de no admitir futbolistas, entrenadores o personal administrativo católico o que tuviera algún tipo de relación con alguien de esa comunidad. “Un club protestante para gente protestante”, era el lema que se solía escuchar en las tribunas de Ibrox Park, el estadio en donde juega de local.

“Detrás de líneas enemigas” dice la bandera de un grupo de hinchas de Rangers en Dublín.

Pese a esa decisión los Teddy Bears contaron con un puñado de jugadores católicos declarados (hay historiadores que afirman que fueron 15), los cuales pasaron con más pena que gloria. Se pueden mencionar a Laurie Blyth, quien sólo vistió la camiseta azul la temporada 1950/1951 hasta que se develó su condición religiosa, o el de Archie Kyle, que a principios del Siglo XX pudo mantenerse un par de años. En este aspecto, sin dudas el que rompió todos los tabúes fue Maurice Mo Johnston.

Aquel 10 de julio de 1989 Glasgow amaneció con una noticia que causó escándalo: Johnston, el jugador escoses de moda, ex Celtic FC y confeso católico era la gran incorporación de Rangers FC. En las puertas del Scottish Sun, el matutino que dio la primicia, una legión de Gears (apodo de los hinchas de Rangers FC) y de unionistas se citaron en la puerta del diario para quejarse y pedir que desmientan lo publicado. No aceptaban que la noticia fuera cierta. Paralelamente en Irlanda del Norte el Belfast Telegraph dio la misma información y también fue objeto de quejas y de llamados amenazantes a la redacción.

Por la tarde el club confirmó la llegada del delantero desde el Nantes francés y las protestas se centralizaron en Ibrox Park. Algunos fanáticos mostraban el enojo quemando bufandas o camisetas, otros se negaron a comprar los tickets para la temporada y hasta apareció una corona de flores que decía “fin a 116 años de tradición”.“Esta es una patada en los dientes… nos mantuvimos 100 años sin católicos, ¿por qué los vamos a necesitar ahora?”, se preguntaba un furioso hincha.

El gran responsable para el arribo de Johnston fue el presidente David Murray. Este joven empresario observó que el sectarismo estaba dañando la imagen del club hacía el exterior, lo que traía como consecuencia problemas en lo deportivo y económico. Ya había mostrado cuales eran sus intenciones cuando contrató como entrenador a Graeme Souness, casado con una católica. “Fue una decisión futbolística. Incorporamos al jugador porque es el mejor futbolista escocés que hay y eso es lo que importa. He quitado una nube que había sobre Glasgow”, expresó Murray en la presentación de Johnston. Años más tarde Souness confesó que mantuvo una reunión con su ayudante Walter Smith y Murray para charlar sobre la situación religiosa del jugador.

Johnston (izquierda) y Murray el día de la presentación.

En esta nueva etapa de Johnston en Glasgow no fue la más sencilla en cuanto a la relación con el público. Al hecho que la mayoría de los seguidores de Rangers FC no lo querían, se sumaba que los Bhoyz, los partidarios de Celtic FC, lo apodaron Judas porque lo consideraban un traidor. Había recibido amenazas de muerte y por eso contrató guardaespaldas. Por seguridad la dirigencia le pagó un avión para trasladarse todos los días a Londres y pasar la noche allí. Vivió de esta forma hasta que le consiguieron una casa en las afueras de Edimburgo.

Con 51 goles en 110 partidos Johnston se fue en 1991.  Fue un pilar importante para ganar la Copa de Escocia de 1991 y las ligas de 1989, 1990 y 1991, trilogía que fue parte de los 9 títulos ligueros que Rangers FC consiguió entre 1988 y 1997. Tras la estadía en Ibrox Park se mudó a Liverpool para jugar en Everton. Retornó a Escocia y se incorporó a Hearts of Midlothian FC (1993-1994) y luego a Falkirk FC (1994-1996). En 2001 se retiró en Kansas City Wizards de la Mayor League Soccer de Estados Unidos. Se convirtió en entrenador de Red Bull New York y actualmente es directivo de Toronto FC, equipo canadiense que juega en la liga estadounidense.

A más de 20 años de aquel suceso y con una sociedad no tan divida, Rangers FC todavía sigue enarbolando las banderas del protestantismo, pero la filosofía sectaria forma parte de los libros de historia y ya casi nadie se fija a quien le reza cada jugador. A la larga la necesidad deportiva y económica pesó mucho más que la ideología o la tradición. Mo Johnston y la movida arriesgada de la dirigencia cumplieron un papel preponderante para producir un gran quiebre cultural y social en Escocia.

Fuentes/Links relacionados

Mo Johnston y la nube sobre Glasgow (Diarios de Fútbol)

La verdadera historia del Rangers (Brit Corner)

The Mo Johnston Signing: Sectarianism and the Business of the Old Firm (Pitch Invation)

The day Mo Johnston signed for Rangers (Belfast Telegraph)

Why Mo Johnston still stirs emotions across Glasgow (The Guardian)

Caught in Time (The Times)

Sectarianism in Glasgow-Final Report (Glasgow City Council)

Deportistas en guerra

El deporte y los conflictos bélicos tienen puntos de contacto. Además de algunas palabras en común en su léxico, en varias ocasiones las milicias han nutrido sus filas con deportistas. En Gran Bretaña, por ejemplo, durante la Primera Guerra Mundial existió el llamado Football Battalion, cuerpo integrado por futbolistas. También se pueden mencionar albaron Von Cramm y Max Schmeling, opositores al régimen nazi que fueron obligados a combatir en la Segunda Guerra para las tropas alemanas, a John Toro, ex entrenador de la selección de básquet de Puerto Rico y veterano de Vietnam, o a Pat Tillman, jugador de fútbol americano muerto en Afganistán.

Estos son sólo algunos casos, pero hay varios más. A continuación 3 historias de deportistas que, ya sea por decisión propia o forzados, cambiaron los campos de juego por campos de batalla.

Rocky Bleier

La conclusión del médico del ejercito fue lapidaria: “no vas a poder jugar nunca más. Es imposible”. Corría agosto de 1969 y durante un patrullaje en la ciudad de Heip Duc, Vietnam, Bleier, reclutado por las fuerzas armadas tras su temporada debut con Pittsburg Steelers en la NFL, recibió un disparo de un fusil que le atravesó el muslo izquierdo y las esquirlas de una granada se le incrustaron en el pie y la pierna derecha.

Los indicios señalaban que muy tempranamente la carrera de Bleier, surgido de la Universidad de Notre Dame, estaba terminada y las esperanzas eran prácticamente nulas. El quiebre se produjo mientras se encontraba internado en Tokio, a donde lo trasladaron para evitar infecciones, cuando le llegó una postal del dueño de Pittsburg Steelers: “Rock, al equipo no le va bien. Te necesitamos. Art Rooney”. Pese al pequeño gesto, en ese momento para Bleier significó una inyección de ánimo para ver con una mejor perspectiva el futuro.

En 1970 se reincorporó al plantel. Recién el 19 de diciembre de 1971 pudo volver a las canchas ante Los Angeles Rams tras pasar una extensa y complicada recuperación. Con la camiseta número 20 disputó ininterrumpidamente 9 temporadas (1971-1980) con Pittsburg Steelers logrando el Super Bowl en 4 ocasiones (1975, 1976, 1979 y 1980) siendo un jugador importante en ataque. Actualmente Bleier, quien participó como invitado en un capítulo de Brigada A, recorre Estados Unidos dando charlas motivacionales.

Tim James

Como jugador de segunda o tercera línea en la NBA James tenía un aceptable pasar económico, por lo que podía brindarle tranquilidad y sustento a su familia. Jugó tres temporadas en las que totalizó 43 partidos en la poderosa liga estadounidense con las camisetas de Miami Heat, Charlotte Hornets, Philadelphia 76ers y, durante la pretemporada 2002, la de New York Knicks. El básquet también lo llevó a lugares disimiles como Turquía, Israel y Japón. Por eso en una entrevista se describió como “un estereotipo del sueño americano”.

Pese a esto quien fue elegido en el puesto 25 en la primera ronda del draft de 1999 por Miami Heat, sentía que necesitaba cambiar el rumbo. Por eso decidió alistarse en el ejercito y como miembro de la Task Force ODIN fue enviado a Iraq. “Cuando escuchaba el sonido de una ametralladora en el medio de la noche intentaba buscar mi arma”, le comentó James, que nunca anotó más de 7 puntos en un partido de NBA, al New York Times sobre sus primeros días en la base militar. Quizás le remitía a Liberty City, un barrio de Miami en donde se crió y en el que era normal escuchar disparos por la noche.

“Recuerdo la primera vez que en un entrenamiento me pusieron en las manos una ametralladora M16. Me puso un poco nervioso. Ahí es cuando me di cuenta que esto es realmente serio. Esto puede tomar la vida de alguien en un instante”, contó James, que durante la estadía en Israel vivió cerca de la frontera de Gaza.

James, que tuvo un tío en las fuerzas armadas, cuenta que la experiencia ganada en las canchas de básquet le es útil: “me ayuda a no entrar en conflicto cuando las cosas no salen como espero”. La unidad en la fue colocado se encarga de realizar trabajos de reconocimiento y vigilancia.

Mientras tanto en casa Betty James, su esposa, intenta explicarle al pequeño Tim Junior que lo que esta haciendo papá no se parece en nada con las largas giras que solía realizar cuando jugaba al básquet.

Juan Gerónimo Colombo

Muchos de los ex combatientes en Malvinas lamentablemente no pudieron encontrar una vía de escape a lo vivido en aquella guerra que marcó a fuego la historia argentina moderna. Otros, en cambio, con muchas piedras en el camino pudieron hallar una salida y reinsertarse a la sociedad. Este es el caso de Colombo, quien gracias al fútbol encontró una manera para rearmar su vida.

Proveniente del Club Pedemales de la liga regional de 25 de mayo, en la provincia de Buenos Aires, llegó a Estudiantes de La Plata de la mano de Carlos Bilardo a fines de marzo de 1982. Casi no pudo entrenar: un par de semanas más tarde estaba en viaje a Malvinas, a donde arribó el 15 de abril. “Siempre hablamos de fútbol. Mi compañero de pozo de zorro, Beto Galán, jugaba en la tercera de Temperley y siempre estaba presente el tema”, le recordó el volante al blog En Una Baldosa.

Colombo estuvo detenido en el Camberra. Con los soldados británicos el fútbol también era cuestión diaria. En el lugar donde los argentinos retiraban la comida habían colocado fotos de Ricardo Villa y Osvaldo Ardines, quienes en ese momento vestían la camiseta del Tottenham Hotspurs de Inglaterra. “Para mi fue un buen gesto de ellos. Un guardia con el que pude hablar me regaló un recorte con una nota a Villa”, rememoró Colombo.

Una vez vuelto de la guerra debió recuperar 9 kilos y curarse de una hepatitis. Por eso recién debutó en la primera en el Nacional de 1983, torneo que finalmente ganó Estudiantes de La Plata. En el Metropolitano tuvo buenas actuaciones en la reserva y el entrenador Eduardo Luján Manera solía tenerlo en cuenta.

Cuando estaba terminado de reponerse de un desgarro y se iba asentando como titular, contra Instituto de Córdoba se rompió los ligamentos cruzados, meniscos y el lateral interno. Fueron 10 meses de baja. Sin lugar en el equipo en la temporada 1986 se fue de Estudiantes de la Plata tras haber disputado 10 partidos.

Se incorporó a Ferro de General Pico, La Pampa, para jugar en el Nacional B. La estadía en el ascenso fue breve: se peleó con los dirigentes y le rescindieron el contrato. Gracias a Luis Islas entrenó en Independiente y en el Logroñés de España, pero no pudo volver a jugar profesionalmente. Aquejado por la rodilla se retiró a los 26 años.

En su Roque Pérez natal Colombo dirige un equipo de fútbol infantil, conduce un programa partidario de San Lorenzo de Almagro en una FM local y fundó la peña “Rubén Cousillas”. Gracias al deporte pudo salir adelante.

Fuentes/Links relacionados

Local Boy Makes Good (Sports Illustrated)

Rocky Bleier, Running Back (Sports Illustrated)

Bleier never gave up on NFL dream (ESPN Page 2)

Former NBA player Tim James finds true calling in U.S. Army (AP)

After a Tour in the N.B.A., a Life of Duty Over There (New York Times)

Colombo, Juan Gerónimo (En una Baldosa)

Fotos: Sports Illustrated/Getty Images/En una Baldosa

Chosen FEW: En busca de la igualdad

La imagen que se suele tener de Sudáfrica desde la caída de ese sistema nefasto llamado Apartheid es que las barreras discriminatorias cayeron definitivamente. Si se lo mira desde el punto de vista de la legalidad esto ya es un hecho hace más de 1 década, aunque todavía hay mucho por hacer. Tantos años viviendo bajo un régimen de este tipo no se olvidan mágicamente de un día para otro y la discriminación sigue arraigada en la sociedad.

Por lo general se observa al blanco ostigando al negro, pero también se da la inversa y en ambos casos la actitud es reprobable. Por ejemplo el año pasado durante la Copa de las Confederaciones, torneo que reúne al campeón del mundo, el organizador y a los 6 monarcas continentales, el único jugador blanco de la selección sudafricana de fútbol era silbado cada vez que tocaba la pelota simplemente por el color de piel. También sucede con los homosexuales. Pese a que la Constitución de la nación africana fue la primera en el mundo en reconocerlos, todavía son excluidos.

Es por eso que desde 2004 un grupo de lesbianas, en su mayoría negras, han encontrado en el fútbol la posibilidad de sentirse libres y de combatir con una pelota en los pies todas las trabas con las que conviven a diario. Bajo el nombre de Chosen FEW (Forum of the Empowerment of Women) este equipo se ha convertido en una insignia de la lucha pacifica en busca de la igualdad.

Todas las jugadoras, muchas provenientes de Soweto, una de las localidades más castigadas por el Apertheid, que integran el plantel coinciden en un punto: adentro de la cancha pueden sentirse ellas mismas. “En nuestros pueblos somos discriminadas, violadas, golpeadas. La gente nos maltrata. FEW es mi familia. Es el lugar donde me siento como en casa. Puedo ser yo misma. Venimos de diferentes sitios, pero cuando estamos aquí nos sentimos una familia”, le decía Lerato Marumolwa, una de las figuras, a la agencia Reuters.

Chosen FEW, dividido en dos equipos, durante su paso por Londres. (The New Black Magazine)

Según una investigación realizada por la ONG británica ActionAid se han reportado que más de 30 lesbianas han sido asesinadas en la última década. Durante el último año se calcula que el número de violaciones por parte de hombres con la intención de curar la homosexualidad ha alcanzado números preocupantes y van en aumento. En 2009, por citar un caso que tuvo mucha repercusión, fue asesinada Eudy Simelane, lesbiana y ex integrante de la selección femenina de fútbol de Sudáfrica. Este caso desnudo la problematica. Quien sabe cuantos hechos más como estos hay y, quizás por miedo o ignorancia, no son denunciados.

La sede del Chosen Few se encuentra en Johannesburgo, más precisamente en lo que fue una cárcel para mujeres durante la época del Apartheid y que también es un museo. Además de pelear por sus derechos el equipo consigue buenos resultados, lo que hace que la voz se pueda escuchar más fuerte. En 2006 ganó la medalla de bronce en los Gay Games de Chicago y en 2008 también finalizó en la tercera colocación en los International Gay and Lesbian Football Association Cup disputada en Londres. Su próxima meta son los Gay Games en Alemania a celebrarse dentro de unos meses.

Chosen FEW, que debe entrenar en un terreno ubicado al costado de la Corte Constitucional porque no encuentra otro sitio para hacerlo, con todas las dificultades que conlleva practicar en un lugar público, a nivel local juega ante rivales femeninos. La gran diferencia es que las integrantes no esconden su homosexualidad. “En otros equipos hay lesbianas, pero sus entrenadores no les permiten ser quien quieren ser. Ellas saben que somos lesbianas y somos libres”, dice Marumolwa.

Pese a lo que indican las leyes las jugadoras consideran que no se encuentran amparadas por aquellos que están obligados a hacerlas cumplir. “Siento que realmente no nos apoya el gobierno o los líderes políticos. Nunca oímos una condena a los crímenes de odio”, explica Phindi Malaza, coordinadora y entrenadora de Chosen FEW. “Todavía hay mucho camino por recorrer. Tenemos esta constitución que se supone que todo el mundo debe seguir. Nuestras políticas son grandiosas, pero hay mucho trabajo por hacer y necesitamos lograr que la gente este a la par de lo que dice la Constitución”, explica Malaza.

Chosen FEW es mucho más que un simple equipo de fútbol. Sino que es un lugar para buscar la igualdad y el deporte es el medio.

Fuentes/Links relacionados

Lesbian team fight for rights in S. Africa (Reuters)

Sitio oficial de la Forum for the Empowerment Of Women (FEW)

Stamping on the Chosen Few (The New Black Magazine)

Homophobic violence in South Africa: can the World Cup help?