El Infierno Verde

Con su sólo pronunciar su nombre a varios pilotos de la Fórmula 1 les corría un sudor frío por la espalda. Les pasaba tanto a los más experimentados como a los novatos. Esto era lo que causaba el viejo autódromo de Nürburgring (Alemania), que con su extensión de 22,8 kilómetros, varias curvas que no perdonaban el mínimo error y con un clima distinto en diferentes sectores del circuito, lo convirtieron durante 25 años en el trazado que más respeto imponía en el mundillo de la categoría más importante del mundo. A raíz de las cada vez más necesarias medidas de seguridad y por la aparición de la televisión, tuvo que construirse una pista más corta, que es la a se utiliza en la actualidad. Ese fue el nacimiento del mito del Nordschlife.

A principios de la década del 20, en Alemania existía la categoría ADAC Eifelrennen, que empezó a tener inconvenientes para correr por los caminos del monte Eifel. Siguiendo los ejemplos de Monza y AVUS en Berlín se propuso la construcción de un circuito, que comenzó en 1925. Se inauguró en 1927 y también se concibió como lugar de pruebas para que sea usada por la creciente industria automotriz germana.

Estaba formado por dos secciones: la Sur (Sürdschleife) de 7,5 kilómetros y la Norte (Nordschleife) de 22,8 kilómetros, que fue la sede del Gran Premios de Alemania durante más de dos décadas. Fue calificado por el escocés Jackie Stewart, uno de los opositores más fuertes, pero también uno de los más ganadores, como Infierno Verde, debido a su peligrosidad y por estar ubicado en una zona boscosa.

En total fallecieron 7 pilotos. El primero fue Čeněk Junek en 1928. En esta lista negra figura el nombre del argentino Onofre Marimón, que murió en un accidente durante la clasificación del Gran Premio de 1954, convirtiéndose en el primer corredor de F1 en morir en el Infierno Verde. Fangio ganó en esa carrera y, por supuesto, no festejó. Froilan González, por su parte, decidió abandonar. La última victima fue Herbert Müller a bordo de un sportcar en 1981.

El primer campeonato internacional que llegó fue el Mundial de Motociclismo en 1927 y recién en 1951 arribó la F1. Allí supieron ganar las más grandes luminarias de la época dorada de la F1 como Juan Manuel Fangio o Alberto Ascari, convirtiéndose rápidamente en Ringmasters (Maestros del Circuito), apodo que se ganaban aquellos que lograban dominar las más de 150 intrincadas curvas del Nordschleife. Otros pilotos destacados en el período pre Fórmula 1 fueron Rodolf Caracciola, Tazio Nuvolari y Bernard Rosemeyer.

El circo de la F1 se paseaba una vez al año por Nürburgring, pero cada vez se hacía más riesgoso. La velocidad de los autos iba en aumento y las condiciones de seguridad ya no eran tan efectivas. “Cada vez que completabas una vuelta en Nürburgring y hacías una vuelta rápida, simplemente dadas gracias por conseguir volver”, dijo alguna vez Steward. A raíz de estos inconvenientes, el Gran Premio teutón se trasladó a Hockeheim mientras se realizaban las remodelaciones, que fueron útiles por poco tiempo. La gota que rebalsó el vaso fue el accidente que sufrió Niki Lauda en 1976 en el que casi pierde la vida y le dejó secuelas de por vida por culpa de las graves quemaduras que sufrió. Paradójicamente Lauda intentó boicotear la carrera, pero no obtuvo respuesta del resto de los competidores.

Ya con el nuevo trazado de tan sólo 4,5 kilómetros de distancia, que comparado con el Nordschleife parece una pista de karting, la Fórmula 1 se instaló definitivamente para celebrar, según la ocasión, el Gran Premio de Alemania, Gran Premio de Europa o Gran Premio de Luxemburgo, estás dos últimas como ardid para que en suelo germano haya dos competencias en el mismo año.

La gigantesca sección norte, que le aportó una pequeña parte al nuevo circuito, no quedó en desuso. En la actualidad se convirtió en un templo sagrado para los amantes de la velocidad, que por 18 euros tienen derecho a andar por su asfalto y tomar las famosas curvas Caracciola Karussell o Flugplatz (campo de aire) como lo hacían los leyendarios corredores en la primera mitad del siglo pasado. Los dueños del autódromo no dan datos oficiales, pero según la policía local, al año mueren en accidentes entre 3 y 12 personas. Además existen los llamados Taxi Ring, que son conductores avezados que llevan hasta 3 pasajeros a recorrer la riesgosa pista, incluida en muchos video juegos. Los más renombrados son Zakspeed Visper, ganador 3 veces de las 24 horas de Nürburgring y Sabine Schmitz, que para el programa Top Gear de la BBC hizo 10:08 a bordo de una furgoneta.

Continúa siendo sede para la prueba de prototipos antes de salir a la venta y todavía se compite, aunque con no tanta frecuencia como antes. La más famosa son las 24 horas de Nürburgring, que suele disputarse entre mayo y julio. Esta es una prueba reservada para autos de Turismo, con la particularidad de que cualquier persona puede inscribirse en la carrera. El cupo es de 220 coches y largan en 3 tandas para evitar los embotellamientos.

En 2007 se produjo un momento histórico. Luego de 31 años un Fórmula 1 volvió a recorrer el Nordschleife durante una exhibición organizada por BMW, que reunió a más de 45.000 personas. El alemán Nick Heifield fue el encargado de pilotear el modelo 2006 durante 3 vueltas, marcando su mejor registro en 8:34 en el segundo giro. Estuvo lejos del récord de 6:11 que estableció Stefan Bellof en 1984 en un Porche 956.

Uno de los tantos mitos que rodean a este monstro es que durante la noche unos duendes se encargan de pintar en el asfalto marcando los puntos de ataque en las curvas y así facilitar el manejo a los conductores, que se acercan por miles durante todo el año. Pero con leyendas o sin ellas, lo cierto es que la sección norte de Nürburgring, y a pesar de su retiro obligado, sigue siendo un punto de referencia para los amantes de la velocidad en todo el mundo.

Foto 1: Mapa del Nordschlife (Wikipedia)
Foto 2: Nick Heifield durante la exhibición en 2007.

GP de Alemania 1975 (Vuelta completa)

Vuelta completa al Nordschleife (1967)

Links Relacionados/Fuentes
El infierno verde del viejo Nurburgring (Diario As)
Nürburgring: el infierno verde (Tinta Digital)
Página oficial del circuito (Inglés/Alemán)
Wikipedia (Inglés)
El Nordschlife en Google Maps

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s