El luchador irlandés

Derry City, para los católicos, o Londonderry, para los protestantes, es la segunda ciudad más importante de Irlanda del Norte después de su capital Belfast. Detrás de su apacible paisaje se esconde uno de los lugares más álgidos en la disputa entre las dos facciones en las que se separa la sociedad norirlandesa. Aunque en la última época las aguas se han aquietado, en esta ciudad cortada por el río Foyle la división es algo habitual en su vida cotidiana. Del lado Este se encuentra el Waterside, barrio predominantemente pro británico (protestantes), mientras que en el Este esta el Bogside, en el que se hayan los republicanos irlandeses (católicos) y mayormente integrantes de la clase trabajadora.

Durante casi 30 años Irlanda del Norte vivió un frente interno muy complicado al se recuerda como The Troubles, en el que se enfrentaron distintos grupos paramilitares de las dos partes y que culminó en abril de 1998 con el Tratado del Viernes Santo que, entre otras cosas, dio paso al proceso de desarme. Uno de los epicentros de aquellas luchas fue Derry y más precisamente el Bogside porque fue en donde tuvieron lugar dos hechos significativos.

El primero ocurrió el 5 de enero de 1969 cuando los habitantes se declararon independientes tras una violenta incursión de la Royal Ulster Constarbury (la policía norirlandesa). Como respuesta los vecinos colocaron un cartel, que todavía existe, que dice “You are now entreing Free Derry (ahora esta entrando a la Derry Libre). Además formaron barricadas durante 6 días y se armaron con lo que tenían a mano dispuestos a combatir a como diera lugar.

free_derry_mural1 Tras estos enfrentamientos, las tensiones se mantuvieron a lo largo del año y el 12 de agosto llegaron al pináculo en la Batalla del Bogside. Todo se inició cuando los Bogsiders salieron a las calles a quejarse por un desfile protestante que pasaba por la entrada del barrios y al que consideraban una provocación. Tras 4 días de caos, la culminación llegó con la intervención del ejército británico. Para muchos analistas este fue el puntapié inicial del conflicto en Irlanda del Norte.

En 1972 tuvo lugar el segundo acontecimiento. El domingo 30 de enero durante una protesta en contra del Internment, medida que servía para encarcelar a quien fuera sospechado de ser miembro del IRA sin juicio previo, y para pedir igualdad de derechos para los católicos, las tropas de Su Majestad abrieron fuego contra los 15.000 manifestantes. Murieron 13 personas, todos ellas desarmadas, y hubo una infinidad de heridos. Esta matanza inspiró a U2 para escribir Sunday Bloody Sunday.

En las calles del Bogside todavía hoy se pueden encontrar murales con imágenes que hacen referencia a estos y otros sucesos ocurridos allí que sirven para mantener viva la memoria.

Como pasa muchas veces los conflictos sociales/políticos se ven reflejados en el deporte y, especialmente, en el fútbol. Al igual que en la mayoría de los sitios poblados de Gran Bretaña, Derry también tiene un equipo: Derry City Football Club. Su cancha, el Brandywell Stadium, se ubica en el Bogside y casi en el centro de la zona de Free Derry. Esto le trajo muchos inconvenientes con sus rivales y con la Federación Norirlandesa de Fútbol (FNIF), históricamente dominada por protestantes.

El club se fundó en 1929 y al año siguiente ya formaba parte de la liga profesional. Recién en 1935 se quedó con la City Cup, primer título oficial. No festejó más campeonatos hasta 1949, cuando levantó el primer trofeo importante: la Copa de Irlanda del Norte, que conquistó también en 1954 y 1964. En 1965 se alzó con el torneo liguero, que lo clasificó a la Copa de Europa. Allí logró un hecho histórico. Superó en la primera ronda al FK Lyn de Oslo y se convirtió en el primer equipo del en ganar un mano a mano en un torneo continental. Lo que se suponía que era algo que traía felicidad se convirtió en un verdadero dolor de cabeza.

La FNIF declaró que Brandywell no era un estadio seguro para disputar la nueva eliminatoria. Desde el club alegaron que esta arbitraría determinación se debía más a cuestiones políticas que a otra cosa aduciendo, con toda razón, que ante los noruegos no existieron problemas con la habilitación. Finalmente no hubo encuentro por la segunda ronda y el Derry City se quedó afuera en los escritorios y no en el césped. De esta manera los problemas sectarios definitivamente se instalaron en el fútbol.

Hasta ese momento el Derry City FC no había tenido inconvenientes significativos en cuando a sus ideas religiosas, pero a partir de ahí comenzaron a toparse con todo tipo de complicaciones.

Tanto la policía como la FNIF consideraban a Brandywell y sus alrededores como un lugar inseguro para los visitantes (Area No Go, se la llamó). Durante dos temporadas la White and Red Army se vio obligada a peregrinar por distintas canchas del país para hacer de local. Llegó a tener que jugar en el Windsor Park de Belfast, la casa de la selección norirlandesa y del Linfield FC, el gran equipo de la comunidad protestante. También pasó por Coleraine, localidad ubicada a 48 kilómetros de Derry y famoso reducto probritánico.

En innumerables ocasiones los dirigentes insistieron para que se revea la medida porque esto les acarreaba muchos gastos y estaban perdiendo público porque no todos los hinchas podían solventar tantos viajes. En 1972 la directiva tomó la drástica medida de renunciar a su plaza en la liga y sólo se limitó a presentar equipos juveniles en divisionales regionales. A este período que duró 13 años se lo conoce como Wilderness Years.

En 1985 se llegó a una solución. La FIFA y la FNIF le concedieron un permiso especial para afiliarse a la Federación Irlandesa. Con un plantel semi profesional se sumó a la First Division, que equivale a una segunda división, en la temporada 1986/1987. En ese primer año en Irlanda se quedó con la First División Shhiel y al segundo ascendió a la categoría superior, de la cual nunca se fue, aunque en 2003 estuvo cerca.

Uno de los factores que llevó los Candystripes a luchar por la permanencia fueron los problemas económicos porque en 2000 estuvieron cerca de la bancarrota. Los hinchas, que siempre se caracterizaron por ser de los más pasionales y seguidores, tuvieron un papel importante en el salvataje. Masivamente la gente de la ciudad se movilizó para dar una mano. Se organizaron diferentes eventos sociales y amistosos contra el Glasgow Celtic, club con el que comparten una excelente relación, el Manchester United, el FC Barcelona y el Real Madrid para recaudar dinero.

squadpic081En 2006 Derry City FC, con una mejor situación monetaria, logró el resultado más importante de su existencia. Sorpresivamente en la primera fase de la clasificación de la Copa UEFA superó al IFK Götemborg de Suecia. En la segunda etapa se tuvo que medir con el Gretna de Escocia y también salió victorioso. Ya en el cuadro principal esperaba el Paris Saint German. Fue 0-0 en Brandywell y 2-0 para los parisinos en el Parque de los Príncipes. Más allá de la derrota, los 2.000 hinchas que fueron hasta Francia aplaudieron de pie a sus jugadores por lo que habían logrado. Puede parecer poco, pero para un equipo chico que tiempo atrás estuvo al borde de la quiebra haber llegado a esta instancia fue algo demasiado importante.

“El Derry City FC no pertenece a nadie salvo a la gente de Derry. Hace 5 ó 6 años cuando el club estaba a punto de claudicar bajo amenaza de la bancarrota, no hubo ningún millonario, ningún Roman Abramovich que salvara al club. Fue la gente de la ciudad la que salvó al club. Gente corriente que fue casa por casa recogiendo donativos para mantener al club con vida. Por eso este pequeño éxito del club les pertenece a ellos”, dijo tras la eliminación de la Copa UEFA el capitán Peter Hutton en una perfecta descripción de cual es la filosofía de esta institución.

En sus 79 años de vida el Derry City FC nunca la tuvo fácil. Le cerraron la cancha con argumentos endebles, en medio de un clima casi bélico tuvo que ir a jugar de local a lugares en donde no era bienvenido, estuvo a punto de desaparecer del mapa por las trabas que le ponían o por la falta de plata. Pero siempre salió a flote. Duro y peleador como los celtas que alguna vez habitaron esas tierras, la White and Red Army se mantiene viva y aunque el clima social hoy esta más tranquilo, los católicos todavía siguen viviendo maltratos. Por eso el Derry City es más que un club para ellos, sino que es uno de los lugares de expresión y representación más importante con el que cuentan para hacerse oír.

Foto 1: Cartel que anunciaba la entrada al Free Derry (Wikipedia).
Foto 2: Plantel del Derry City FC para la temporada 2008/2009 (Página oficial).

Fuentes/Links relacionados
Página oficial del Derry City FC
Catholics and Sport in Northern Ireland: Exclusiveness or Inclusiveness? (Mike Cronin)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s