El espía del hielo

Ingo Steuer en una conferencia de prensa en Vancouver. (Getty Images)

Por momentos los Juegos Olímpicos parecen haberse quedado varados en el tiempo. Es uno de los pocos lugares en los que cada tanto, por más mínimas que sean, aparecen referencias a la Guerra Fría. Es como una especie de fantasma que sobrevuela a la cita más importante del deporte mundial. En los Juegos Olímpicos de Invierno de Vancouver las épocas en las que reinaba la bipolaridad volvieron a la escena. Esto se debió a la presencia de Ingo Steuer.

Steuer tuvo una destacada carrera como patinador y es uno de los entrenadores más laureados e importantes con los que cuenta el patinaje artístico alemán. Desde hace varios años conduce con éxito a la dupla que arman Aliona Savchenko y Robin Szolkowy, pareja que bajó su conducción conquistó 2 títulos del mundo, 3 europeos y 1 medalla de bronce en Vancouver. Pero Steuer debe cargar con un pasado demasiado complicado del que parece no poder despegarse.

Previo a los Juegos Olímpicos de Invierno de Turín 2006 se descubrió en un archivo desclasificado que Steuer, bronce en Nagano 1998, había trabajado para la Stasi, la policía secreta de la República Democrática de Alemania (RDA), entre 1985 y 1988 bajo el alías de Torsten. Su misión consistía en pasar información de sus colegas al ente estatal. Entre los casi 80 informes en los que participó develó, entre otros, el intento de un colega de fugarse a Francia y aportó datos importantes sobre la vida amorosa de Katerina Witt, probablemente la deportista más exitosa de la RDA y cuya historia ya fue relatada en este blog.

Steuter reconoció que la Stasi comenzó a fijarse en él luego de ganar el campeonato mundial juvenil por parejas. A los 18 años empezó a trabajar para el espionaje cobrando un sueldo de 4.000 marcos de la Alemania del Este, lo que a cifras actuales rondaría los 2.800 dólares.

Cuando salió a la luz su tarea durante la Guerra Fría el Comité Olímpico Alemán no dudó en apartarlo de la delegación que estaba por partir rumbo a Italia. La decisión causó enojo en la Federación Alemana de Patinaje Artístico, en Steuer y en sus dirigidos. “Sin Ingo no voy a patinar en Turín”, dijo Savchenko, nacida en Ucrania pero nacionalizada alemana. La elegida para reemplazarlo fue Monika Schweibe, a la cual también hubo que bajar del avión a último momento porque se develó que fue otra de las casi 160 personas que dentro del deporte trabajó como infiltrada para la Stasi.

Steuer fue a la Justicia, que lo habilitó a realizar el viaje a Turín. Estuvo en Italia, aunque no pudo formar parte de la delegación teutona y se tuvo que pagar el hospedaje. Desde ese momento el sueldo a Steuer se lo abonan entre la Federación de patinaje, Savchenko y Szolkowy, seguramente con la colaboración de algún sponsor.

Luego de pedir disculpas cada vez que pudo aduciendo que era joven y actuó bajo presión, Steuer, de 43 años, recibió una especie de semi indulto porque desde el Comité Olímpico se le sigue dando la espalda, aunque en Vancouver figuró como parte del equipo germano. “Estoy orgulloso de volver a vestir los colores de Alemania”, dijo durante una conferencia de prensa en Canadá, en la que aprovechó para publicitar su libro llamado Años de Hielo, que saldrá a la venta este año y en cual promete contar su historia.

Mal que le pese al Comité Olímpico Internacional deberá seguir lidiando con el fantasma de la Guerra Fría, que en su momento supo tener bastante protagonismo dentro de los Juegos Olímpicos y parece querer seguir vinculado con los anillos olímpicos por mucho tiempo más.

Fuentes/Links relacionados

Behind German Pairs Team, the Power of 3 (New York Times)

German coach being held back by his Stasi past (The Times)

Ice skating coach slips up over past as Stasi spy (The Times)

Germany skating coach Ingo Steuer tarnished by Stasi past (The Guardian)

Long Shadow of Stasi Still Darkens Aspects of German Life (Deutsche Welle)

Stasi past still overshadows German coach (NBC)

East German Sports Machine Shadows Vancouver Olympics (New York Times)

La sombra del comunismo es alargada (El Mundo)

Anuncios

Un leopardo suelto en la nieve

A diferencia de la tradicional versión de verano, los Juegos Olímpicos de Invierno son una cita con participación reducida. Atletas provenientes de lugares en donde el frío y el hielo son más que un hecho climático, sino que prácticamente forman parte de su cultura, se encargan de copar la escena, aunque cada tanto suele aparecer un personaje que rompe los moldes. El caso más famoso es el del equipo de bobsleigh de Jamaica, cuya historia fue llevada al cine. En febrero próximo en Vancouver el papel de personaje exótico lo representará Kwame Nkrumah Acheampong, el primer representante de Ghana que tomará parte de esta nueva edición de la cita olímpica invernal.

Acheampong nació en Glasgow, Escocia, porque su padre se encontraba allí realizando un doctorado. Poco tiempo después se marchó para Accra, la capital ghanesa, en donde las temperaturas tropicales dominan el clima y la posibilidad que caiga nieve es casi nula. En 2002 se mudó a Londres para estudiar y consiguió trabajo en un centro de ski en donde tenía acceso libre a la pista artificial del complejo.

Apoyado por Dave Jacobs, su entrenador, empezó a ver la posibilidad de tomar parte en competencias y esquiar en circuitos auténticos. “Quería comprobar si podía estar a la altura del deporte en una situación real”, explica Acheampong. Cuando les dijo a su familia y amigos que iba a calzarse los skies lo tomaron con sorpresa porque veían como algo novedoso y fuera de lo común que un africano se dedicara a esta actividad.

La primera experiencia la califica como “aterradora”, aunque pudo superar sus miedos. “Dave sólo me pidió que evitara pasar vergüenza, que no tratara de girar sino que fuera derecho hacía abajo. Y eso fue lo que hice”, comenta el Leopardo de la Nieve, tal el apodo que se ganó. En su debut oficial en Val Thorens (Francia) finalizó en la última colocación con un tiempo total de 3:15.01, lejos de los 2:11.87 que consiguió el francés Pierre Paquin, ganador de la prueba.

A partir de ese momento Acheampong, de 35 años, empezó su escalada hacía los Juegos Olímpicos, una tarea para nada sencilla. Los esquiadores deben sumar entre 120 y 140 puntos. El ghanés empezó con 1.000 puntos y a base de buenos resultados fue reduciendo las distancias hasta conseguir la marca necesaria en marzo. “Me siento como el hombre en la Luna”, le decía a The Times después de lograr el pasaje. En su breve trayectoria quien será uno de los dos  representantes del Africa negra que estarán en la ciudad canadiense (el otro es de Kenia), viajó por lugares tan disimiles como Francia, Italia, Nepal, Mongolia y Las Leñas, en donde logró un trigésimo puesto en la South American Cup 2005. En febrero de 2009 consiguió su actuación más destacada: decimo sexto en Shemshak (Irán).

Desde ya que colgarse una medalla suena a utopía. La casa de apuesta inglesa William Hill indica que la posibilidad que Acheampong se suba al podio paga 500 libras a 1. Esto no es algo que le preocupe demasiado al ghanés porque sus objetivos son otros. Busca no quedar último y reconoce que el mejor escenario es “superar a al menos a 10 skiadores”.

La primera parte de la preparación la hizo en Inglaterra. Luego de llevar a su hijos a la escuela se dirigía al centro de nieve ubicado en Hemel Hempstead, que no cuenta con las condiciones optimas para entrenar, en especial por las medidas de la pista, que es mucho más chica a la que se va encontrar en Vancouver. El último tramo del entrenamiento lo esta haciendo en un resort italiano en Val di Fiemme, en donde se entrena 8 horas por día.

Por supuesto que en Ghana ven su participación como una excentricidad y se convirtió en un personaje popular. Al respecto Acheampong comenta: “mucha gente piensa que estoy loco, pero mucha otra cree que voy a hacer algo único que inspire a los ghaneses y a los africanos a intentar algo diferente”. Paralelamente esta trabajando con algunas instituciones británicas de caridad para construir escuelas en Ghana. “Quiero remover el estigma del deporte en África, donde para muchos es considerado algo que es para tontos. La educación puede ir de la mano con el ocio y la recreación. No es necesario elegir entre uno el otro. Quiero que la gente vea eso”.

Acheampong esta tratando de sembrar la semilla del ski en un terreno infértil porque el clima no acompaña. Con la idea que Ghana pueda tener representantes en 2014 en Sochi (Rusia), la próxima sede de los Juegos Olímpicos de Invierno, hay un plan de construir una pista sintética para que más gente se acerque a esta actividad. “Sería la primera vez que haya algo parecido a la nieve en el África subsahariana. Sería muy bueno”.

El próximo 12 de febrero en la Ceremonia de Apertura Acheampong desfilará portando con orgullo la colorida bandera de su país. Marchará en soledad y, seguramente, recibirá una fuerte ovación de todo el estadio porque su sola presencia llamará más la atención que las gigantescas delegaciones de Noruega, Suecia, Alemania, Rusia, Estados Unidos y hasta la de Canadá misma. Un reconocimiento al esfuerzo de este personaje que sin importar cual sea su ubicación final ya se ganó un lugar en la historia olímpica.

Foto 1: Acheampong antes de un entrenamiento (ghanaskiteam.org)

Foto 2: Acheampong durante una competencia. (Reuters)

Fuentes/Links relacionados

Kwame Nkrumah-Acheampong set to be first Ghanaian to compete in Winter Olympics (The Times)

Ghana’s Snow Leopard on the Winter Olympics prowl (BBC)

Forget Eric the Eel… meet the Snow Leopard (The Independent)

El leopardo de las nieves (El Mundo)

Estadísticas de Acheampong (Federación Internacional de Ski)

Ghana Ski Team