El caso Sifford

Entre 1934 y 1961 la Professional Golfers Association (PGA) de Estados Unidos estipulaba en su reglamento interno que sólo los jugadores de origen caucásicos podían ser miembros de la entidad que regula el PGA Tour, el circuito de golf más importante del mundo. A la enmienda se la conocía como Caucasian only clause. Esto era una parte más de la discriminación legalizada que durante muchos años afectó a los negros en varios aspectos de las sociedad estadounidense. El gran  quiebre se produjo con la aparición de Charlie Sifford, quien con todo en contra pudo vencer al racismo que lo rodeaba.

La lucha para que los afroamericanos lograran un espacio en una actividad dominada por blancos es de larga data. John Shippen es el pionero. Disputó el US Open en 5 ocasiones (1896-1900) y es considerado el primer negro profesional. Ya bien entrado el Siglo XX Joe Louis, uno de los grandes campeones de los pesos pesados, cambió los guantes de box por los palos. Quizás por la importancia de su nombre, sin ser miembro de la PGA pudo disputar algunos torneos de la gira, siendo el primero en su raza en conseguirlo. La gran diferencia con sus antecesores fue que Sifford dio un paso que tuvo una importancia más social que deportiva.

El protagonista de esta historia nació en junio de 1922 en Charlotte, North Caroline, en el seno de una familia de clase trabajadora. A los 13 años no sólo empezó a fumar habanos, los cuales serían una marca registrada durante sus años como jugador, sino que también se acercó al golf como caddie en el Caroline Golf and Country Club. Los lunes, único día permitido para que los caddies usaran el campo, pedía prestados palos y salía a jugar. Así fue descubriendo los secretos del juego.

Sifford inició su camino como profesional en 1948 dentro de la United Golf Association (UGA), una pequeña entidad nacida en 1926 que nucleaba mayormente a jugadores negros, aunque también participaban blancos, muchos de ellos que no habían hecho méritos para tener un lugar en el exigente PGA Tour. Tras ganar su primer título en 1951, Sifford se convirtió en una de las estrellas, en especial por haber obtenido 6 veces consecutivas el UGA National Negro Open, el certamen más prestigioso de este circuito alternativo.

Joe Louis (izquierda) y Charlie Sifford (derecha) con su tradicional habano.

Paralelamente, y por recomendación de Louis, durante 10 años fue ayudante personal, caddie y profesor de Billy Eckstine, un exitoso jazzista al que apodaban El Sinatra Negro. Ganaba alrededor de 150 dólares por semana más viáticos, lo que en ese momento era un muy buen sueldo. La relación de Eckstine con el golf parecía ser más por snobismo que por otra cosa, o por lo menos así lo dio a entender Sifford a la revista Golf Digest: “tenía mucho ritmo, pero su habilidad musical no la llevó al golf”.

Otra vez las influencias de Louis cumplieron un papel importante porque este le consiguió una invitación para el Phoenix Open de 1952, lo que fue su primer acercamiento al PGA Tour. También participó en varios campeonatos que no integraban el circuito estadounidense, pero contaban con un reconocimiento parcial de la PGA. Dentro de estos certámenes semi oficiales la actuación más destacada la registró en 1957 cuando logró el Long Beach Open.

Un personaje clave fue Stanley Mosk, un reconocido jurista que luchó por los derechos civiles en Estados Unidos y que llegó a ser un histórico miembro de la Corte Suprema del Estado de California. En 1958, cuando todavía ostentaba el cargo de Procurador General de California, Mosk, que tenían peleas constantes instituciones de corte tradicionalista, recibió una carta firmada por Sifford explicándole que estaba en condiciones de ser miembro de la PGA. Lo único que se lo impedía era la Caucasian only clause.

Sifford desde los campos de golf y Mosk desde los escritorios estaban decididos a terminar con el apartheid en el golf. En la presión hacía la PGA también cumplió un papel importante la National Association for the Adbancement of Colored People (NAACP). Tanta insistencia tuvo su premio: en 1961 la PGA eliminó la Caucasian only clause.

La legalidad indicaba una cosa pero la practica mostraba otra diferente. Durante algún tiempo la conflictiva clausula siguió teniendo una aceptación tácita porque en algunos clubes o torneos no permitían el ingreso de negros. Sifford, por ejemplo, jamás pudo jugar The Masters, probablemente el Major más complicado por la dificultad que presenta el campo del Augusta National Club. “The Masters en general no quería negros y especialmente a mi. Cuando estaba en el PGA Tour una cosa era segura: sin importar lo que hiciera nunca me invitarían a Augusta”, recuerda quien ganó un sólo título entre los veteranos. Recién en 1975 Lee Elder se convirtió en el primer negro en disputar este tradicional certamen.

Sifford festejando el título en Los Angeles (golf.com)

Para colmo debía soportar humillaciones de todo tipo. Varias veces llegaba al club y se encontraba que le habían cerrado el vestuario y se tenía que cambiar en el estacionamiento, en otras ocasiones desde el público le gritaban con tono despectivo “nice shot black guy” (buen tiro chico negro) o se topaba con la desagradable sorpresa que le habían tapado el hoyo con caca.

El PGA Tour encontró a Sifford con 38 años en un buen nivel competitivo, aunque lejos de su mejor momento. Esto fue algo que el golfista siempre lamentó. Solamente pudo alcanzar 2 títulos: Hartford (1967) y Los Angeles (1969), este último uno de los campeonatos más importantes del circuito. Durante la semana posterior a la conquista de la segunda corona a su casa llegaron más de 200 cartas de chicos negros que le contaban que su triunfo los había inspirado a jugar golf.

Actualmente la PGA intenta, o por lo menos es lo que muestra, lavar las culpas de aquella época nefasta. En 2009 Louis, Ted Rhodes y Bill Spiller, contemporáneos a Sifford, fueron reconocidos como miembros post morten de la PGA. En tanto Sifford es por el momento el único negro que forma parte del Hall of Fame del golf. Además, desde la PGA se dirige un programa llamado The First Tee, que busca llevar el golf a chicos de menos recursos.

A casi 50 años de la desaparición de la Caucasian only clause irónicamente el golf en Estados Unidos necesita de un afroamericano como Tiger Woods, con o sin escándalos mediáticos de por medio, para sostener el negocio. La figura del número 1 del ránking mundial atrae sponsors, agota entradas rápidamente y hace que los raitings televisivos alcancen niveles muy altos. Cuando él no juega el panorama es desolador.

En buena medida todo esto es gracias al trabajo realizado especialmente por Sifford, al que se lo suele incluir entre aquellos que desde el deporte rompieron con las barreras raciales en Estados Unidos.

Fuentes/Links relacionados

My Shot: Dr. Charlie Sifford (Golf Digest)

At 86, Sifford still making a difference (ESPN)

“Los peces no piden autografos” (La Nación)

Call Back the Years (Sports Illustreited)

PGA of America bestows membership on African-American pioneers (pga.com)

The Tour’s fear of carts is the same form of bigotry that caused the Caucasian-only clause (Sports Illustreited)

To be the 1st Black into the World Golf Hall of Fame (afrogolf.com)

Golf Channel to feature ‘Uneven Fairways’ (blackathlete.net)

Sifford inspires as more blacks sought in pro golf ranks (US Today)

Tiger still only black golfer on PGA Tour (nbc.com)

Honoring Dr. King’s legacy through golf (pga.com)

La vida de Charlie Sifford en fotos (golf.com)

Sitio dedicado al golf negro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s