Haití bajo cero

En los deportes invernales el clima juega un papel preponderante porque sin nieve o hielo es imposible practicarlos. Pese a que se han experimentado con algunas versiones veraniegas, estás nunca funcionaron. Este factor obliga a que el radio de acción se limite a países en donde el invierno es muy crudo, lo que no impide que cada tanto aparezca algún personaje proveniente de un lugar tropical que rompe los esquemas.

De los varios casos que hay el más famoso es el del equipo de bobsleigh de Jamaica, historia que fue llevada al cine. También aparece el ghanés Kwame Nkrumah Acheampong, conocido como el Leopardo en la Nieve y que compitió en las pruebas de esquí de los Juegos Olímpicos de Invierno de Vancouver 2010.

Durante el mundial de ski que se celebró en la ciudad alemana de Gamisch Partenkirchen se sumó a un nuevo integrante a la lista. Se trata de Jean Pierre Roy, el primer haitiano que participó en una competición oficial de la Federación Internacional de Ski (FIS). Roy, abuelo de 47 años, también cumple varias funciones a la vez. Es fundador, presidente y único miembro de la Federación Haitiana de Ski (FHS).

El proyecto nació tras un viaje a Haití en donde pudo ver in situ los daños que había causado el terremoto. El objetivo que persigue no se reduce a lo deportivo, ya que es un esquiador amateur sin demasiadas aspiraciones, sino que busca llamar la atención sobre la situación de su país de origen, aunque desde muy chico vive en las afueras de París, lugar al que emigró con sus padres. “Cuando vi toda la miseria, pensé que tenía que hacer algo. Tuve la idea de ir al Mundial para hacerle saber al planeta que Haití todavía esta aquí”, explicó Roy.

Jean Pierre Roy

El primer pasó fue contactarse con la FIS. “Ellos me ayudaron mucho, respondieron rápidamente todos los mails”, contó Roy. El 6 de noviembre de 2010, y luego de pagar 50 euros de inscripción, la máxima entidad del ski aprobó la incorporación del nuevo y exótico miembro. Más difícil fue lograr el reconocimiento por parte del Comité Olímpico Haitiano y del gobierno.

“Tratamos con los gobernantes, pero fue demasiado complicado. Entonces mande una carta a alguien que conocía a alguien, que a su vez conocía al alguien, que a su vez conocía a alguien más, hasta que finalmente logramos el contacto”, comentó el dueño de un negocio de computadoras en la capital francesa.

Poco tiempo después se lanzó a la aventura junto con Thierry Montillet, a quien conoció en un club parisino y que al mismo tiempo es entrenador, manager, relacionista publico e incluso en ocasiones cumple el rol de psicólogo. “Estaba demasiado asustado. La gente se reía, decía que no debía estar aquí. Fue la peor carrera. Había demasiada niebla y largue en el puesto 92. Terminé vigésimo quinto porque 67 de los competidores se cayeron”, contó Roy sobre la primera experiencia competitiva en Val Thorens (Francia), en la que finalizó último a más de 1 minuto del ganador.

Compitió en 6 carreras, todas ellas en Francia, y pese a que tuvo pobres registros sólo en una no pudo alcanzar la meta, lo cual es un mérito muy grande, más teniendo en cuenta que entrenó en un emulador que instaló en el garage de su casa y observando detenidamente fotos de las grandes figuras del esquí para tratar de imitar sus movimientos.

Roy durante un entrenamiento en el patio de la su casa.

Crease o no pudo sumar los puntos necesarios para clasificar al Mundial que se celebró en Garmisch Partenkirchen. En el centro invernal bávaro, conocido por haber sido sede olímpica en 1936, no pasó desapercibido. Llamó la atención de los medios, las máximas figuras del ski e, incluso, de la Canciller Angela Merkel.

Dominó la complicada pista teutona y consiguió ubicaciones respetabables para su actualidad. En el Slalom culminó en el puesto 78, mientras que en el Super G  (Súper Gigante) terminó 127.

Para Roy este es simplemente el inicio de un largo camino porque en mente tiene un plan más ambicioso: armar un equipo olímpico para Sochi (Rusia) 2014. “Estoy buscando haitianos en Francia, Estados Unidos o Canadá. Hace poco recibí una carta de una pareja francesa que adoptó un haitiano y viven en las montañas. El hijo tiene 10 años, esquía desde los 4 y todavía tiene el pasaporte haitiano. Quizás en algunos años sea un buen esquiador”, se ilusiona Roy.

Según Roy “la meta es dar una imagen positiva de Haití. Conmigo, cuando hablas de Haití, no hay miseria, no hay desastre. Hay esquí”. Por el momento está logrando su cometido.

Links/Fuentes relacionadas

Un abuelo abre la dimensión de la nieva para Haiti (DPA)

Roy letting Worlds know ‘Haiti is still there’ (Universal Sports)

Alpine skiing: Haitian grandfather no longer a laughing stock (Reuters)

Skiing grandfather ready to race world’s best (AFP)

Federación Internacional de Ski

Perdido en Egipto

Mientras Mlandeli Ndlela ajustaba los últimos detalles antes de partir con destino a El Cairo con la idea de disputar el primer torneo de 2011, Thando, su madre, quizás impulsada por ese quinto sentido que tienen las mujeres y que se profundiza cuando se trata de un hijo, le pedía que por favor renunciara a participar y se quedara en casa. El mejor tenista de Zimbabue no escuchó la advertencia. Tomó las raquetas y se marchó sin saber que se encaminaba directo al centro de la tormenta.

Al mismo tiempo que Mdlela, integrante del equipo de Copa Davis de su país desde 2008, se dirigía a Egipto, las protestas contra el presidente Hosnin Mubarak no habían alcanzado el pináculo de violencia que tuvieron más tarde y no había una decisión tomada acerca de la cancelación del torneo de la categoría Future, la última del tenis profesional. Ni bien el jugador de 25 años puso un pie en suelo egipcio se dio cuenta que las circunstancias eran mucho más problemáticas de lo que podía imaginar.

Arribó el miércoles previo al inicio del certamen y en el aeropuerto reinaba la confusión y, para colmo, la aerolínea en la que viajó perdió su equipaje. “Todo era caótico -relató Mdlela- Tuve que comprar nuevo equipamiento y tener suficiente dinero para mi”. “Había mucha seguridad en el aeropuerto y la federación egipcia nos trasladó a Giza, en donde el sábado iba comenzar el campeonato”, explicó el estudiante de la Universidad de Concordia, Estados Unidos.

“La seguridad fue muy estricta en la sede y el propietario del hotel nos garantizó que estaríamos seguros”, expresó Mdlela. En esas horas el ambiente social y político llegó al punto límite y la situación definitivamente estalló. Con la aprobación de la Federación Internacional de Tenis la organización, con demasiado retraso, canceló el torneo. De esta forma Mdlela se convirtió en uno de los tantos extranjeros varados en Egipto. Quedó aislado del mundo porque las conexiones de Internet y telefónicas estaban caídas.

Mlandeli Ndlela

“Recibí un mail de un amigo en El Cairo diciéndome que perdió contacto con Mlandali y ahora estamos preocupados”, relató Daniel, padre de Mdlela, a una radio local mientras desde Egipto llegaban informaciones sobre muertos y un recrudecimiento de la violencia.

Los jugadores fueron trasladados al aeropuerto para que buscaran una forma de escapar del país. Las arterías de la capital egipcia se encontraban abarrotadas de manifestantes y militares que hacían que el transitar fuera muy complicado. “Del club al aeropuerto era un viaje de 20 minutos, pero tomó 3 horas por la cantidad de soldados que había en las calles”, describió el zimbabuense que no figura en el ránking mundial.

Casi como el protagonista de La Terminal, Mdlela quedó a la deriva intentando huir a Zimbabue o, por lo menos, a un destino más seguro en donde hacer escala. “Contuve mis nervios y continúe buscando vuelos alternativos para salir de Egipto. Pase 2 días sin baño y durmiendo sin mantas ni almohadas”, recordó el personaje central de esta historia.

La solución llegó cuando se topó con un keniata que le recomendó tomarse un vuelo de Fly Emirates que iba a Johannesburgo vía Dubai. Sin dudarlo, y con lo último que le quedaba en el bolsillo, pagó los 750 dólares del pasaje y emprendió el retorno. Ya en Dubai Mlandali por fin se contactó con un hermano que vive en Gran Bretaña. “Estas 2 semanas fueron el período más tenso para la familia. Estoy feliz que mi hijo haya vuelto a casa vivo”, manifestó Thando.

Después de esta experiencia seguramente para el próximo viaje Mdlela estará más atento a las advertencias de su madre.

Fuentes/Links relacionados

Zimbabwe Tennis Player Missing In Cairo (The Zimbabwe Mail)

How Tennis Star Plunged Into Egypt Chaos (allafrica.com)

Zimbabwe player escapes Egyptian chaos (tennis.com)

Tennis ace Ndlela safe (newsday.co.zw)

Perfíl de Mlandeli Ndlela (daviscup.com)

Twitter de Mlandeli Ndlela